Traductor

martes, 25 de noviembre de 2014

¿Por qué me haces esto? Dios, ¿cómo consigues aún encogerme el corazón? Dios. Es que no sabes lo que es, de verdad que no. Haces mucho daño y cada vez que oigo tu voz rota no puedo contener las lágrimas.
No es justo.
No sabes cuánto me gustaría ser fría contigo, que sepas lo mal que me ha sentado enterarme de lo que has hecho tiempo atrás, Dios, pero no puedo. No es justo, joder, no es justo. Porque todo lo que te ocurre es por tus antiguas acciones, pero aun así me apena. Y no debería, Dios, no. Joder, me has hecho ser estúpida y egoísta.

jueves, 7 de agosto de 2014

Heridas.

Recuerdo que de pequeña me hacía muchas heridas porque solía caerme al suelo, que tampoco he cambiado tanto, aunque ahora éstas no sean tan superficiales y visibles. Normalmente eran cortes, no muy profundos, pero se sangraba. Algunos lloraban hasta que se las curaban, otros, aguantábamos el dolor hasta que se hacía inaguantable.
Pero, mientras, jugabas, corrías, saltabas, y la herida se infectaba.
No me entiendes, ¿verdad? No sé por qué me sorprendo tampoco, si nunca lo has hecho.
Yo soy la herida, y estoy abierta. Deja de echarme arena.

martes, 29 de julio de 2014

Miedo.

La miro a los ojos y no la reconozco. Ese terror en sus pupilas, sus manos temblando. Y sé lo que siente, lo que sentimos todos: miedo. Porque la vemos tirada en el suelo, sollozando, aullando de dolor..., cuando nunca se ha quejado. 
Vuelvo a levantar la vista hacia ella y la contemplo largo rato y, aunque pasarán más cosas malas en el futuro, sé que jamás, por nada del mundo, querría volver a ver esa mirada.

sábado, 5 de julio de 2014

Hoy no.

Hoy no voy a fingir.
No voy a ocultar mi desagrado hacia el mundo, hacia las personas. No voy a disimular que no estoy de acuerdo con cómo llevamos las cosas. No negaré que todo va mal, que no nos comportamos como personas, que ya no somos personas. Porque, simplemente, no me olvido de los que están sufriendo cuando muchos podrían ayudarlos.
No lo hago y tampoco quiero hacerlo.
¿Por qué no somos capaces de no ser egoístas y preocuparnos por alguien más que nosotros mismos? Somos más de 7000 millones de personas en este mundo, gran parte de ellos muriéndose de enfermedades sin cura, sin vacunas, y nosotros sólo nos preocupamos por cosas superficiales. ¿En serio importa tanto que x famoso se tropezase recogiendo un premio? ¿Que y famosa lleve un vestido un poco más alto de lo socialmente correcto?
Quizá sólo nos fijemos en ese tipo de cosas para no preocuparnos por lo demás, para no abrir los ojos. Porque ¿quién querría recordar que hay millones de personas en este mismo instante que se están muriendo o que están muertas? ¿Que hay muchísima gente pidiendo en la calle sin nada qué comer? ¿Que personas como cualquiera de nosotros no tienen ya un hogar donde refugiarse por las noches? ¿Que miles de niños, quizá millones, que no han podido vivir nada de lo que nosotros hemos vivido, van a morir en un par de horas por el egoísmo y la codicia de otros? ¿Que gente buena sufre por el simple hecho de que los poderosos no mueven un maldito dedo y los ayudan? ¿Que nos cargamos animales diciendo que es una tradición para no preocuparnos por la crisis, para protegernos de la conmoción que esto podría causarnos? ¿Que echamos la culpa a los que no la tienen porque es más fácil que pararse a pensar que tal vez los extranjeros no son los culpables, sino otros? Porque es más sencillo pensar que lo diferente es lo malo, ¿no?
Aún no tengo veinte años y ya he visto la desolación en los ojos de los de mi alrededor, cada día las noticias me dan más miedo y no veo que nadie mueva un dedo. Guerras, hambrunas, racismo, homofobia, machismo... ¿Cuántas señales más necesitamos para darnos cuenta de lo mal que va todo, que esto no es ser civilizado, que no deberíamos catalogarnos como "desarrollados" si vivimos esta situación?
Se libran guerras estúpidas que sólo acaban en muerte porque los codiciosos quieren más poder.
Muchos pasan hambre mientras otros tiran la comida pensando que lo de morir por no comer es sólo un mito que te cuentan para que te termines las lentejas.
Gente es racista con otros porque piensa que su raza es superior. Rosas que son racistas con naranjas porque un naranja les robó en el metro. Hay rosas asesinos y no significa que todos los rosas lo sean, ¿no? Pues aplicadlo a los naranjas y al resto. Gente que es racista porque dice que los extranjeros los invaden. ¿Te molesta su supuesta invasión? Inventa la máquina del tiempo y diles a tus antepasados que no los invadan a ellos primero sin preguntar. Ellos no vienen a matarte, no como vosotros hicisteis ya tiempo atrás.
Gente homófoba porque creen que un/a homosexual se va a enamorar de él/ella por el simple hecho de que son tíos/as. Gente que cree que no es lo correcto. ¿Sabes lo que no es correcto? Tratar mal a alguien por algo que no te tiene que importar nada. No es tu vida, así que deja de comportarte como si lo fuera.
Hombres machistas que creen que las mujeres sólo servimos para fregar cuando, les recuerdo, están aquí gracias a nosotras. Sin nosotras no sois nada. Y cualquiera puede hacer lo que quiera si se lo propone, sea hombre o mujer.
¿Mujeres machistas? Ya el colmo.
No me olvido de los descerebrados que siguen ideologías sin tener ni la más mínima idea de lo que van. ¿Os gustaría que a vuestra familia o alguien al que queréis le hicieran lo mismo que vosotros promovéis haciendo dibujos estúpidos en paredes como críos de cuatro años sin sentido común? ¿Qué veis de divertido en pegarle una paliza a alguien sólo por ser diferente, por no ser lo que vosotros sois, por no ser lo que estáis acostumbrados a ver? Sé que lo diferente puede asustar, pero, por Dios.
Es por gente como ésta que me avergüenzo de ser de la raza humana, porque si a esto lo llamamos sociedad, no quiero pertenecer a ella.