Traductor

miércoles, 5 de marzo de 2014

Te elegí a ti habiendo más opciones. No eras el más listo, ni el más ingenioso, ni siquiera el más guapo. A veces incluso dejabas de hablar, los silencios se volvían eternos a tu lado, pero te seguí eligiendo. Te elegí porque eras tú. No era el más listo el que me hacía reír, sino tú; al igual que tampoco era el más guapo el que me decía cosas bonitas antes de dormirme. El más ingenioso no me hacía sentir mariposas en el estómago, ni estaba a mi lado cuando tenía ganas de llorar. Ninguno de ellos era el hombro en el que me apoyaba, porque lo eras tú. Y tal vez venga más gente, tal vez incluso les llegue a querer, pero tú siempre serás tú y seguirás siendo irremplazable. Da igual los que me sonrían para que me levante, porque serás tú el que me tienda la mano para subir. No importa los que me feliciten cuando haya llegado a mi meta, porque serás tú el que hay estado a mi lado durante todo el camino.
Y tú..., bueno, siempre serás tú.

2 comentarios:

  1. ¡Que bonita entrada! Me gusta como escribes,linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, preciosa! Un abrazo, M.

      Eliminar